Crítica

Crítica

En el cine uno puede ver de todo, lo que lo hace ser maravilloso y único. Pero sabe que todo es diferente cuando se topa con películas como Her.

En 2001 Steven Spielberg sorprendió a todos con la película Inteligencia Artificial en la que un niño robot mostraba sentimientos humanos hacía su madre adoptiva, y durante toda la cinta lo que desea es estar con ella a toda costa, incluso desenado convertirse en un niño de verdad. Así, otras películas nos han mostrado momentos en los que las máquinas intentan interactuar con los humanos, como la película Cortocircuito, otras en la que los humanos los detestábamos, como en Yo, Robot, y otras en las máquinas lo único que querían eran dominarnos, como en Terminator.

Es por eso que Her buscaba ser algo diferente, mostrando como podría ser el amor entre una persona de carne y hueso con una Inteligencia Artificial. Pero en este caso, la IA no tenía un cuerpo físico, sino que tan solo era una voz a través de un dispositivo informático.

El espectador enseguida se siente estrechamente unido al protagonista de esta película, un hombre que a pesar de tener un gran don para poder derretir el corazón de los demás es incapaz de hacer lo propio con el corazón de su mujer que lo acaba dejando, en un divorcio que le destroza la vida. Y su única forma de salir de un pozo sin fondo es a través de un nuevo dispositivo que se adaptará a sus necesidades.

Theodore sabe en todo momento que se trata de una Inteligencia Artificial, y que está programada para complacer todas sus necesidades, sin rechistar. ¿Puede entonces un ser humano de enamorarse únicamente de una voz, hermosa y al mismo tiempo sensual, que responderá a todo lo que él quiere escuchar? Pues así es para el protagonista de esta película.

Una película donde las actuaciones de los actores son estelares, y que a pesar de su duración no apetece para nada quitar la vista de la pantalla en ningún momento de los 120 minutos que dura la cinta.

Es una historia mágica en donde la mente de Theodore transporta al espectador por la senda de descubrir lo que puede llegar a ser la relación entre un ser humano y un dispositivo que sabe actuar como un ser humano, algo que hasta ahora nunca se había visto en el cine.